El pulpo amarillo

-magazine cultural-

HÉCUBA

La tragedia de la venganza

La actriz Concha Velasco, que protagoniza desde este miércoles y hasta el próximo domingo 'Hécuba' en el Teatro Isabel la Católica de Granada, ha considerado este martes "una pena" que tragedias clásicas como ésta "sigan de actualidad permanente" porque las historias que relatan y los temas que abordan, en este caso, la petición de justicia, de leyes iguales para todos, la defensa del honor y la venganza, siguen vigentes en una sociedad como la actual. Velasco ha comentado durante la presentación de la obra, que ha definido como "la tragedia de las tragedias", que su director, José Carlos Plaza, "podría haber puesto militares con metralletas, a Agamenon como uno de los generales sin piedad que están en países cargándose a seres humanos sin piedad, como estamos viendo en los periódicos" para explicar al espectador que "lo que estamos contando es algo que está ocurriendo". No obstante, la intérprete ha indicado que no ha sido necesario porque "el espectador es muy inteligente" y "sabe lo que va a ver". "No hace falta que salgamos vestidos de militares, ni de políticos, ni con bigote ni sin bigote. Lo que ocurre en 'Hécuba, desgraciadamente, sigue ocurriendo", ha argumenta la actriz en este sentido. Esta creación se estrenó en el 59 Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida 2013 y llega a la capital granadina tras haber pasado por distintas ciudades, entre ellas Sagunto (Valencia) el pasado verano en el certamen Sagunt a Escena. Bajo la dirección de José Carlos Plaza, del que Velasco y Gea han destacado su profesionalidad y dedicación al teatro, y a través de una adaptación del dramaturgo Juan Mayorga, este obra se presenta como "la tragedia de la venganza" y su protagonista, Hécuba,como "un personaje acusador, juez y verdugo. Su protagonista ha explicado que 'Hécuba' es "una mujer culta, sensible, a la que jamás se le hubiera ocurrido hacer un acto tan terrible y llevada a los extremos de la pérdida de la dignidad humana para con sus propias manos convertirse primero en acusadora, después en juez y luego en justiciera vengativa". Concha Velasco ha señalado que aunque en esta obra es "una tragedia total y absoluta" en la que no hay "risa" y si "llanto", el público "se lo pasa fenomenal".

imagenhecuba imagenhecuba imagenhecuba